<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=595473081093353&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

6 maneras para que tus niños aprendan a participar de decisiones

World Vision Chile
martes 1 de junio - 2021

Nuestro país está viviendo momentos históricos en cuanto a la toma de decisiones a nivel nacional. Si bien nuestros hijos pequeños aún no están edad de participar de las temáticas cívicas, como padres podemos enseñarles desde temprana edad , sobre la importancia de la toma de decisiones y cuál es la influencia que cada uno tiene en éstas.

Sean grandes o chicos, hombres o mujeres, los niños y niñas se enfrentan diariamente a una serie de decisiones que deben tomar: ya sea qué ropa usarán, qué programa de televisión verán o con qué amigo jugarán. Cuando crecen, en la adolescencia, estas pequeñas opciones se transforman en decisiones de vida: qué ocupación quieren tener, qué carrera van a estudiar, en qué querrán trabajar. Por ello, hay que prepararlos desde pequeños con herramientas para que estén preparados para enfrentar estas situaciones.

Escuchar para crecer

Tener en cuenta las opiniones de niños y niñas, los hará sentir escuchados, queridos y que sus emociones son validadas. También, es una herramienta para desarrollar el pensamiento crítico, creatividad y aprender de sus errores, desarrollando la escucha, el análisis de alternativas y la negociación.

Con padres o madres democráticos –o no –lo cierto es que la participación de los niños está consagrada en la Convención de los Derechos del Niño (1989), donde se establecen los derechos a información, libertad de expresión, pensamiento, conciencia y religión, y de reunión.

6 maneras para que tus niños aprendan a participar de decisiones

En 2020, World Vision Chile realizó por tercera vez la encuesta “Los niños también votan”, con el objetivo de conocer qué opinan los niños, niñas y adolescentes (NNA) sobre diferentes temáticas relacionadas a sus derechos. En esta oportunidad, contestaron  17.318 NNA entre 6 y 17 años. De ellos, 32% de los niños entre 6 y 13 años y el 36% de los adolescentes entre 14 y 17 años, quieren que los adultos los escuchen más. Por otra parte, el 36% de los niños entre 6 y 13 y el 61% de los que tienen entre 14 y 17, creen que lo más importante para ellos es que su opinión sea tomada en cuenta. 

94% de los NNA piensa que su opinión como grupo etario en el futuro del país debe ser considerada.

¿Cómo incentivar la toma de decisiones?

Ya conocemos los beneficios de que los niños y niñas estén empoderados en la toma de decisiones apropiadas para su edad y su entorno. Llevarlo a cabo puede sonar un poco más complicado, con el temor que esto se nos salga de las manos. 

Nueva llamada a la acción

Incluirlos en la toma de decisiones día a día es una alternativa para comenzar a escuchar sus opiniones. Preguntarles qué creen ellos que será mejor cocinar (dando alternativas predeterminadas como carne o vegetales, de lo contrario la opción “helado todos los días de la semana” se vuelve muy real). Repasar los pros y contras de esa decisión. 

Dándoles opciones con las que nos sintamos cómodos como padres, permitirá que los niños y niñas fortalezcan su autoestima, demostrándoles, además, que sus decisiones son respetadas e importantes. 

Si son un poco más grandes, se puede incentivar la perseverancia a través de la toma de decisiones, por ejemplo, dándoles la oportunidad de elegir un deporte, pasatiempo o instrumento musical, donde aprenderán disciplina y a hacerse cargo de la opción que escogieron en primer lugar.

6 maneras para que tus niños aprendan a participar de decisiones

 

¿Cómo enseñarles a tomar decisiones?

Acá resumimos 6 tips para ayudar a tus hijos a manifestar su opinión y tomar decisiones que ellos crean mejores: 

  • Identificar el problema 

Analizar la situación en la que se encuentran y determinar si es que hay que decidir o no ¿Qué es lo que tengo que decidir? ¿Por qué debemos resolver este problema? 

  • Buscar información relevante

En algunos casos, puede ser necesario buscar más información para entender el problema inicial y poder tomar una decisión informada. Esto puede hacerse leyendo, preguntándole a un adulto de confianza o preguntándose la propia opinión sobre el tema, cómo se sienten ellos y cómo creen que se sienten las demás personas en este aspecto. 

  • Buscar la solución en una lluvia de ideas

No dejarse llevar por la primera solución rápida que encuentren, puede ser una idea sabia. Buscar más alternativas y vías diferentes para resolver el problema podría llevarlos a un camino inesperado, pero igualmente satisfactorio. Hacer una lista con diferentes soluciones ayuda a fomentar el pensamiento crítico y a mirar el problema desde otros ángulos.

  • Pensar en las consecuencias

Toda decisión tiene consecuencias que pueden ser positivas o negativas. Hacer un listado puede ayudar a determinar cuál es la mejor solución para todos. 

  • Tomar y ejecutar una decisión

Habiendo analizado todos los antecedentes, es hora de escoger cuál camino es el más apropiado. Luego, llevar a cabo la acción.

  • Evaluar los resultados

¿Resultó todo como yo quería? Analizar qué fue lo positivo y lo negativo ayudará a saber cómo actuar en el futuro, cuando se presente un problema similar. 

Nueva llamada a la acción